Botones de Utilidad

  • Email This Page
  • Print
  •  Save & Share Compartir

Contaminantes Tóxicos del Aire

¿Qué son los contaminantes tóxicos del aire?

“Un contaminante tóxico del aire es polución del aire que puede causar o contribuir al aumento en mortalidad o en enfermedades serias o que puede plantear un peligro presente o potencial a la salud humana.” (Código de Seguridad y Salud del Estado de California, Sección 39655a)

En otras palabras, los contaminantes tóxicos del aire son polución que puede ser peligrosa para la salud. Algunos pueden causar problemas a corto plazo, como dificultades temporales para respirar, dolores de cabeza o náusea, mientras que otros se pueden acumular en el cuerpo, de tanta exposición repetida y causar problemas a la larga, como cáncer, defectos de nacimiento, u otros problemas reproductivos.

¿De dónde provienen?

Aunque los contaminantes tóxicos del aire pueden terminar en el aire como resultado de procesos naturales como erupciones volcánicas o incendios forestales, la mayoría se producen durante reacciones químicas que se llevan a cabo cuando se quema material combustible u otros compuestos orgánicos. Están entre los “productos de desgaste” que no desaparecen totalmente tras combustiones incompletas en los procesos industriales y otras actividades humanas.

También se puede emitir material tóxico al evaporarse ciertos compuestos orgánicos. Los atomizadores de aerosol, pinturas, tintas, disolventes y la gasolina son ejemplos de compuestos que pueden emitir contaminantes tóxicos del aire al evaporarse. Algunos tóxicos se pueden ver claramente, otros se pueden oler, sin embargo muchos pasan desapercibidos a nuestros sentidos.

Los contaminantes tóxicos del aire se pueden asentar también del aire a la tierra o al agua. Cuando esto ocurre pueden entrar en la cadena alimenticia, y la gente puede quedar expuesta al comer las plantas o animales o al beber el agua contaminada.

¿Qué tipo de actividades comunes emiten Contaminantes Tóxicos del Aire?

En el Area de la Bahía las operaciones de petróleo de mayoreo, las refinerías y las instalaciones eléctricas son típicamente las plantas industriales mayores que emiten estos contaminantes. Los negocios más pequeños incluyen tintorerías, gasolineras, talleres de reparación de vehículos e imprentas. Algunos productos de consumo producen contaminantes tóxicos del aire también, como líquidos de limpieza y productos que contengan conglomerados de madera. Esto es importante ya que algunos estudios sobre exposición humana a tóxicos indican que los niveles de algunos contaminantes dentro de los edificios pueden ser de 2 a 5 veces—y ocasionalmente hasta más de 100 veces—mayores que los niveles de contaminantes en el aire exterior.

Además de estas fuentes “estacionarias” de contaminantes tóxicos del aire, también existen fuentes “móviles”. Específicamente, los vehículos motorizados, son la fuente mayor de contaminates tóxicos del aire en el Area de la Bahía.

¿Qué leyes federales regulan los contaminantes tóxicos del aire?

A nivel federal, la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente de Los Estados Unidos) es responsable de proteger y mejorar la calidad del aire, aunque la implementación en sí, la lleva a cabo cada estado. El Acta de Aire Limpio, originalmente creada en 1970 y revisada en 1977 y 1990, es la ley federal que gobierna la polución del aire.

Los contaminantes del aire regulados bajo El Acta de Aire Limpio incluyen seis substancias a las que se denomina como “contaminantes del aire de criterio” porque se usaron criterios (o guías) de salud para determinar cuánto se permite de cada una de ellas. Los contaminantes de criterio son: ozono, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, partículas, dióxido de sulfuro y plomo. El Acta de Aire Limpio también regula un conjunto de contaminantes tóxicos del aire por separado. La lista federal ahora incluye 188 de estas substancias.

¿Y qué hay de las leyes estatales?

En 1983, la legislatura de California dictó el Acta Tanner (AB1807), la cual otorgó al CARB (La Mesa Directiva de Recursos del Aire de California) la autoridad para identificar y controlar contaminantes tóxicos del aire (con la excepción de pesticidas agrícolas). Hasta la fecha, CARB ha incluído todas las substancias en la lista federal, con una adición más: partículas de diesel, aumentando a189 las substancias tóxicas enlistadas por el estado de California.

En 1987, en respuesta a la preocupación de que algunas personas estuvieran expuestas a niveles más altos de tóxicos que otras, se adoptó la ley del “Toxic Hot Spots” (AB2588) sobre los puntos claves de más toxicidad, para que el público tuviera acceso a información sobre estos contaminantes del aire. Específicamente, se requiere que las fuentes “estacionarias” de contaminantes del aire reporten los tipos y cantidades de substancias tóxicas que rutinariamente despiden al aire. Los distritos locales del aire entonces dividen por prioridades las instalaciones para un escrutinio adicional y para llevar a cabo evaluaciones de riesgo de la salud en las instalaciones de mayor prioridad. Si se encuentra que alguna instalación supone un riesgo significante o tiene puntos clave de concentración de tóxicos (hot spots) se le requiere que lo notifiquen al público.

En este momento no existen puntos clave de concentración de tóxicos en el Area de la Bahía de San Francisco. En una escala del 0 al 3 (siendo el #3 el peor), el nivel más alto que se ha encontrado en el Area de la Bahía es el nivel 1 y este se limita a las tintorerías y gasolineras. El aire que rodea a estas instalaciones puede que tenga aumentos de contaminantes tóxicos del aire localizados, pero los riesgos de estos aumentos todavía se encuentran por debajo de los niveles establecidos de importancia. El resto de todas las emisiones de las instalaciones en el Area de la Bahía se han reducido a 0.

¿Qué hace el Distrito para identificar y reducir los contaminantes tóxicos del aire?

El Distrito (para el Control de la Calidad del Aire del Area de la Bahía) es la agencia regional responsable por la regulación de todas las fuentes estacionarias de contaminación del aire en los 9 condados del Area de la Bahía. Su programa de reducción de contaminantes tóxicos del aire comienza por exigir que las instalaciones que emiten tóxicos obtengan permisos para operar. Como parte del proceso de permisos, se hace un inventario de los tóxicos, se llevan a cabo evaluaciones del riesgo, y cuando es necesario, se implementan medidas de control. También se observan los elementos tóxicos desde estaciones localizadas por todo el Area de la Bahía.

Los Permisos

Una meta del programa de permisos del Distrito es proteger la salud del público asegurando de que los riesgos a la salud asociados con las emisiones tóxicas, no exceden los límites “aceptables”. El Distrito tiene permisos otorgados a aproximademente 24,000 instalaciones. Los permisos se renuevan anualmente para las instalaciones existentes y se requieren revisiones previas a la construcción para todas las instalaciones nuevas y las que estén planeando tener modificaciones. Cada instalación debe proveer un inventario completo de los contaminantes tóxicos del aire que emite rutinariamente. Antes de otorgar cualquier permiso para fuentes nuevas o modificadas, se revisan las solicitudes de los permisos y se evalúan los riesgos para la salud.

Las Evaluaciones del Riesgo para la Salud y la Determinación de Límites Aceptables

Las evaluaciones del riesgo usan modelos computarizados para estimar la cantidad de cada contaminante específico que es posible encontrar en el aire en un lugar determinado. La estimación depende del tipo de instalación, su ritmo de producción y el lugar donde se encuentre.

Los ingenieros y científicos del personal utilizan la información científica disponible más moderna para estimar el daño potencial que pueden suponer ciertas substancias. Consideran la cantidad potencial de emisiones, cómo se utiliza la substancia, el periodo de tiempo en que persiste en la atmósfera, su concentración, y lo que se sabe sobre su toxicidad.

Las evaluaciones del riesgo para la salud se llevan a cabo con premisas conservadoras. Por lo tanto, los riesgos estimados se consideran protectores de la salud, o sea que el riesgo real de una fuente contaminante probablemente será menor que el determinado, pero hay muy pocas posiblilidades de que sea mayor.

Control del Riesgo y su Reducción

La intención del control del riesgo es manterner dentro de límites aceptables el riesgo general que plantee un proyecto determinado. Estos límites se presentan como incrementos potenciales en el riesgo de contraer cáncer de la gente que vive cerca de esa instalación. En general, los proyectos con un riesgo de contraer cáncer mayor de uno en un millón pero menos de 10 en un millón se aprueban, siempre que se esté utilizando la “mejor tecnología de control disponible” para minimizar las emisiones.

Para poner esto en perspectiva, el riesgo de contraer cáncer debido a las concentraciones de contaminantes tóxicos del aire (medidos al aire libre) que respiramos en el Área de la Bahía, es de unas 600 posibilidades en un millón. El riesgo de contraer cáncer a lo largo de la vida para la población general (excluyendo los cánceres de piel) es de 333,000 en un millón.

Tanto el CARB como el Distrito también desarrollan medidas de control basadas en la industria para reducir contaminantes del aire tóxicos. Una vez que se adoptan estas medidas, todas las instalaciones de la industria afectada deben implementarlas. Hasta la fecha en el Área de la Bahía se han implementado ocho Medidas de Control de los Tóxicos del Aire (ATCM), incluyendo unas que regulan incineradores de desechos médicos, gasolineras y tintorerías. Continuamente se están desarrollando e implementando nuevas medidas de control ATCM.

Controles del Aire

Los datos del control del aire se usan para evaluaciones del riesgo de la población y estudios sobre las tendencias de la comunidad. Con el tiempo, esta forma de estudiar los niveles de contaminación también proveerá con una medida de la efectividad de los programas del Distrito.

Se considera que el Area de la Bahía cuenta con la red más extensa de instalaciones para controlar y medir la toxidad del aire de la nación. Incluye 16 estaciones, una de ellas localizada en Fort Cronkhite (en la costa de Marin) para proveer datos desde una zona no urbana. Los compuestos probados por el Distrito incluyen benceno, tetracloruro de carbono, cloroformo, dibromuro de etileno, dicloruro de etileno, MTBE, cloruro de metileno, percloroetileno, tolueno, tricloroetano, tricloroetileno, y cloruro de vinilo. Además el CARB controla el formaldehido y acetaldehido y metales pesados como el plomo, niquel, manganeso y cromio en 5 de las estaciones.

Reporte Anual de los Tóxicos

Cada año el Distrito publica un Reporte Anual del Programa de Control de Contaminantes Tóxicos del Aire. Incluye datos sobre los controles llevados a cabo durante el año, el estado de los programas del Distrito de los contaminantes tóxicos, y un inventario completo de los contaminantes tóxicos del aire emitidos y puestos en el ambiente de forma rutinaria por las instalaciones operando con permisos. Se pueden conseguir copias de este reporte imprimiéndolas directamente de la página de Internet del Distrito: www.baaqmd.gov o llamando a la oficina de información al público del Distrito al teléfono (415) 749-4900 y pidiendo que le envíen una copia.

Si quiere información adicional sobre los contaminantes tóxicos del aire puede llamar a la sección de Tóxicos del Distrito en el teléfono (415) 749-4990.

02/08/2011